close

Lío de protocolo ante la inauguración juegos de invierno de Pyeongchang

Please follow and like us:

En un sorprendente giro de los acontecimientos, la hermana menor del líder norcoreano Kim Jong Un ha llegado este viernes a Corea del Sur para ser la enviada especial de su hermano a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang. Una visita histórica que encarna el periodo de distensión en el que se encuentra la península coreana debido a la competición deportiva y que está suponiendo un verdadero problema de protocolo debido a la negativa de EE.UU. a suavizar su retórica.

Kim Yo Jong, quien probablemente sea la confidente más cercana de su hermano y es un alto cargo en el partido gobernante de Corea del Norte, es el primer miembro de la dinastía Kim en visitar Corea del Sur, aunque su abuelo, Kim Il Sung, viajó a áreas ocupadas por sus tropas al sur de lo que ahora es la zona desmilitarizada durante la Guerra de Corea de 1950-53.

El viaje tiene el potencial de convertirse en una especie de fiesta de presentación, sin duda para Kim Yo Jong, pero también para su profundamente aislado país.

A la presencia hoy en la tribuna del estadio olímpico de Kim Yo Jong y del presidente honorífico de Corea del Norte, Kim Yong-nam, se une la del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, además de la del presidente surcoreano, Moon Jae-in. Otros mandatarios como el primer ministro nipón, Shinzo Abe, o el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. Más de 25.000 espectadores -alguno de los cuales ha llegado a pagar más de 1.350 dólares por entrada- presenciarán hoy en el estadio esta histórica ceremonia que arranca a las 20.00 hora local (11.00 GMT).

Los distribución de los asientos para las autoridades durante la ceremonia inaugural se ha convertido en un “quebradero de cabeza de protocolo” para los anfitriones surcoreanos, cuya intención es que estos juegos sean recordados como las “Olimpiadas de la paz”, informa The Guardian.

No obstante, el acto podría tener momentos incómodos. Pence ha anunciado que irá acompañado por el padre de Otto Warmbier, el estudiante estadounidense que fue encarcelado por Corea del Norte y murió el año pasado pocos días después de haber sido devuelto a Estados Unidos en coma.

El Comité Olímpico Internacional está dejando las decisiones delicadas sobre los asientos a Corea del Sur. El presidente del COI, Thomas Bach, dijo que “no cometería el error de tratar de interferir” ya que sería “una receta para el desastre”. Un funcionario familiarizado con la planificación ha explicado a Reuters que este asunto es un auténtico quebradero de cabeza. “¿Cómo de cerca deben sentarse los norcoreanos y los estadounidenses, cuando Washington ha sido tan explícito sobre las sanciones y la presión contra Corea del Norte? ¿Y quién a quién se le asigna un asiento más importante?”, se preguntaba.

Kim Jong Un no ha puesto un pie fuera de Corea del Norte o se ha reunido con un solo jefe de estado desde que asumió el poder tras la muerte de su padre, Kim Jong Il, a finales de 2011. Su búsqueda decidida de un arsenal nuclear para contrarrestar lo que creen que es una potencial amenaza de invasión de los Estados Unidos, ha aumentado las tensiones no solo con sus rivales, sino también con su principal socio comercial China y con Rusia.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page