close

Meditabundo: Escribo lo que pienso, respeto y amo

Please follow and like us:

El histórico juicio Odebrecht-Soborno nos presenta variados hechos de la vida del ser humano. La audiencia nos retrata lo que degrada al ser humano. La atracción de los objetos de los sentidos, en este caso el dinero y se está en la vida material.

Controlar la mente y separarla del apego a los objetos, es sumamente difícil. En la vida material lo más común en el hombre es que está influenciado por la mente y los sentidos. Si la mente está en lo material es por estar en el ego falso, que se adueña de la naturaleza material.

La mente no conquistada obedece a la avaricia, ira, la ilusión, la lujuria, la intranquilidad. Los seres humanos debemos acatar los mandatos de las leyes de la naturaleza, órdenes de Dios. Y la vida es felicidad.

Cuando observamos a un ser humano en actos contrarios a la naturaleza, nos indica que los sentidos están contaminados por lo material. Solo el conocimiento de la gracia de Dios, puede volver a lo perfecto.

En mi larga travesía converso con Dios y quedo un buen tiempo en una especie de escucha. Y a veces escribo. Recuerdo; hace unos veranos, fue cuando estudiaba en la escuela de Evangelización Juan Pablo II. Después de un largo momento en silencio me pregunté. ¿Qué es conocerse así mismo? Escribí lo siguiente:

Estar entregado para servir a los demás.

No desear lo que no es licito tener.

No poseer lo que me puede estorbar y quitar la paz interior.

La verdad me redime, libera, no preocuparme por los pronunciamientos de los demás.

La verdad me protege y me lleva a mejorar, realizar y me aleja de lo desordenado.

Como estoy en lo correcto y sano. Nunca alabarme, hablar de mí mismo.

Jamás, jamás parecer optimo, superior, lo que hago. Digna reputación. Ser, amar, ejercer la humildad, los hechos son nuestro retrato. Estoy seguro es el mejor retrato de mí mismo.

Me cuestiono en la inquietudes, que cosa buena no hice. Y corregir mis errores.

Vivir el amor.

La entrega al bien no hace sentir fácil en todo lo difícil.

Tener ánimo en las adversidades. Ahí ser apático esto nos estimula para alcanzar la mejoría.

Cumplir con el deber: Eso es ser hijo soldado de esta tierra amada. No parece fácil, pero si se que podemos, porque se es hombre bueno para todo.

Nuestro invitado de hoy: Víctor Hugo: “La familia es el espejo de la sociedad”.

Y el papa Francisco se deja escuchar: “Las habladurías pueden matar porque matan la fama de las personas”.

Y el gran cómico Charles Chaplin tiene mucha razón. “La vida es maravillosa, si no se tiene miedo”. Consérvense bueno.

El autor es vicealmirante retirado de la Armada Dominicana.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page