close

Partidocracia de México y la de RD

Please follow and like us:

Muchos de los males que afectan a la sociedad mexicana son similares en mayor o menor grado a los que carcomen a la sociedad dominicana. La partidocracia no es la excepción.
 
Como no todos los partidos mexicanos son iguales, tampoco son iguales los partidos y proyectos políticos dominicanos.
 
Debido a las similitudes crecientes, recientemente se ha venido hablando de la “mexicanización” de la sociedad dominicana.
 
En materia de la implicación gubernamental en corrupción e impunidad de funcionarios enriquecidos al vapor, el parecido pasma.
 
Los dominicanos exclaman, “igualito que aquí”, cuando leen noticias de México citando acciones delincuenciales, de narcotráfico, criminalidad, tráfico de influencia, podredumbre legislativa, judicial, etc.
 
Las entidades estatales han bajado tanto que, compiten cuerpo a cuerpo con las mexicanas.
 
A continuación comento un artículo editorial del diario mexicano “La Jornada” titulado “Sociedad presente con partidos ausentes”. Dice: “Extendidas prácticamente por todos los estados de la República, las manifestaciones de rechazo al alza de las gasolinas constituyen, en esencia, una muestra de disconformidad ciudadana con los lineamientos de política económica que sigue a rajatabla el gobierno nacional”.
 
Y agrega: “El descontento que desde el anuncio de los aumentos se muestra en calles, casetas y carreteras, tiene un carácter eminentemente social, que no puede ser desvirtuado por los sospechosos actos de vandalismo que en varios casos se han intercalado con las marchas, plantones y bloqueos, y representa una expresión legítima de censura a un modelo de país marcado por la desigualdad”.
 
Lo publicado en México pudiera ser de un articulista dominicano sobre el gobierno y los partidos, sin excluir esferas ciudadanas donde aparecen pescadores con intenciones individuales  etiquetados con organismos internacionales.
 
“La Jornada” publicó:
 
“Las protestas ponen de manifiesto el dramático alejamiento que existe entre los institutos (partidos) políticos y la ciudadanía: los partidos, encargados teóricos de canalizar las inquietudes de los electores, brillan por su ausencia (afortunadamente, dirán algunos) en episodios que, en conjunto, expresan una inconformidad masiva con la orientación del gobierno y tienen, por ello, el rango de hechos políticos”.
 
Este comentario continuará en la entrega sabatina de Pancarta.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page